ANTOÑITA COLOMÉ

TEMPERAMENTO

– Rincón de Pepe Camacho –

TEMPERAMENTO@OUTLOOK.COM

ANTOÑITA COLOMÉ

Nació en el popular barrio de Triana.

PROHIBIDO COPIAR O DIFUNDIR TEXTOS O IMÁGENES SIN NUESTRA AUTORIZACIÓN POR ESCRITO.

ANTOÑITA COLOMÉ

Participó en mas de cien películas.

ANTOÑITA COLOMÉ – BIOGRAFÍA

Antoñita Colomé Ruíz, nació en la calle Pureza del popular barrio de Triana el 18 de febrero del año 1912, estudió en el colegio de religiosas del Santo Ángel, en la antigua calle de San José, aprendió solfeo e hizo el bachiller, pero su ilusión era la de ser artista… y alcanzó el estrellato.

Su padre, Ricardo Colomé, gorrero de profesión, cantaba bien por soleá y por seguiriyas. En 1931, debutó en el teatro Eslava de Madrid a donde acudió para hacer una pequeña intervención como sustituta de una artista que había caído enferma.

Este mismo (trio, el empresario artístico, José Campúa, la vió en la academia donde estudiaba canto y la contrato para un espectáculo de revista que haría una gira de un año por Madrid, Barcelona, Zaragoza, etc., contrato que Antoñita no cumpliría en su totalidad pues abandonó antes de finalizar la gira.

La vida de Antoñita es apasionante, ya que, tras estas primeras actuaciones, fue descubierta para el cine por los Estudios Paramount de Joinville (Francia), al igual que había sucedido con lmperio Argentina, realizando versiones españolas e interviniendo en coproducciones franco-americanas.

De vuelta a España es redescubierta por el director Benito Perojo que la incorpora al rodaje de su película «El hombre que se reía del amor». Triunfa ya Antoñita en el cine, durante estos años por su bella fotogenia y su amable expresión.

Pero su máxima oportunidad va a llegarle en 1934, de nuevo, dirigida por Perojo, en la excelente película «El negro que tenía el alma blanca», junto al cancionero Angelillo. Era la segunda versión de la que en 1926 había realizado en el cine mudo Conchita Piquer.

Tras este «triunfo mundial», hizo numerosas películas (más de 100) que, aunque de escaso interés artístico, sirvieron para cimentar su popularidad en España y América, convirtiendo Perojo a la trianera en una sofisticada reina del celuloide.

En 1935, Edgar Neville la llama para que protagonice «El malvado Caravel» y «La Señorita de Trevelez», donde se refleja plenamente la personalidad de La Colomé, cada día más artista, según los críticos de la época.

Una de sus mejores películas habría de ser, sin duda, «El bailarín y el trabajador», de Luis Marquina.

Con los desastres de la Guerra Civil Española, la trianera no regresa al cine hasta 1941 con «Héroe a la fuerza», junto al cómico malagueño Miguel Ligero. En 1942 interpreta la coproducción hispano-francesa «Danza de fuego-La Sevillana», una autentica andaluzada, según la crítica. Lo mejor fue la música del maestro Quiroga.

Este mismo año interviene en el intrigante drama «El frente de los suspiros», dirigida, una vez más, por Juan de Orduña. Antoñita aparece muy folclórica en el papel de Angustias y canta varias canciones e incluso un zorongo, acompañada a la guitarra (se escuchan saetas con la voz en off de Gracia de Triana).

Otras películas de estos años fueron: el film moralizante «Forja de almas», rodada en Granada en 1944 junto al recordado actor Alberto Romea, donde Antoñita canta la lírica Plegaria a la Virgen de Las Angustias y el Romance Castellano, con acompañamiento de coro. Le sigue «La gitana y el rey», junto al gran actor valenciano Jorge Mistral,

y «El crimen de Pepe Conde» donde canta  “Búleria de las flores” de Perelló, Agüero y Azagra, mientras regaba su patio andaluz.

En 1950 le llega otra de sus mejores actuaciones en «María La Caramba», donde borda canciones de Quintero, León, Quiroga y Naranjo, luciéndose como actriz-cancionista. A continuación interviene en la coproducción hispano-mexicana «Tercio de quites» junto al torero-actor Mario Cabré, el mexicano Antonio Badú y la bellísima Lina Rosales, que también se luce como tonadillera. Antoñita interpreta dos canciones de Quintero, León y Quiroga: las bulerías “Ole mi torero” y el pasodoble “Paca la bomba”.

En Francia se casó Antoñita, por segunda vez, con el madrileño Pepe Martin. De esta unión nació su única hija a la que llamó Eugenia.

En 1954 inició una gira por Hispanoamérica que duraría seis años, triunfando apoteósicamente en los más importantes teatros, emisoras de radio y salas de fiestas.

De regreso a España, en 1960, el maestro Quiroga le sugiere que intervenga en un espectáculo que estaba montando el padre de la bailaora Marifé, para que con su nombre contribuya al éxito del mismo, compartiendo cartel con El Príncipe Gitano. Antoñita que no estaba muy convencida de participar en el mismo ya que lo suyo era el cine y que además nunca se había considerado «una folclórica» aunque su voz tenia ciertos dejes y matices aflamencados imprescindibles para interpretar la canción andaluza, acepto para no enemistarse con el maestro. El espectáculo se llamó “Feria de Coplas”.

En 1981 el Festival Internacional de Cine de Sevilla repuso algunas de sus mejores películas y le fue rendido un muy merecido homenaje por parte de sus paisanos.

En 1982 volvió al cine para intervenir en el film humorístico «Los alegres bribones” en 1988 realizo su la película «Pasodoble».

Esto es parte de la rica historia artística de la genial ANTOÑITA COLOMÉ.

Nuestro agradecimiento a Daniel Pineda.

TEMPERAMENTO

"Rincón de Pepe Camacho"

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

TEMPERAMENTO@outlook.com

ANTOÑITA COLOMÉ

PROHIBIDO COPIAR O DIFUNDIR TEXTOS O IMÁGENES SIN NUESTRA AUTORIZACIÓN POR ESCRITO.

Antoñita Colomé departiendo un entretenido y divertido rato de radio con su buen amigo Pepe Camacho

Azulejo dedicado a Antoñita Colomé en el domicilio donde nació del Barrio de Triana.

TEMPERAMENTO

«Rincón de Pepe Camacho»

 

TEMPERAMENTO@outlook.com